El problema de la cera ecológica en apicultura

Realizar la renovación de la cera para convertir una explotación  apícola convencional en ecológica es difícil. Te explico lo que se hace y lo que no se debe hacer ni permitir por parte de los comités de certificación y el por qué.

  1. ¿Existe la cera ecológica y sin residuos de pesticidas?
  2. ¿Qué dice la normativa sobre la cera ecológica?
  3. ¿De dónde saca el apicultor esta cera ecológica?
  4. Procedimientos de renovación práctica de la cera usando cera ecológica
  5. Residuos de pesticidas en la cera tras la conversión
  6. ¿Quedan residuos en las paredes de la colmena?
  7. Excepciones al uso de cera ecológica durante la conversión
  8. Apicultura sin láminas de cera estampada
  9. Conclusión y resumen
  10. Referencias y aclaración final

¿Existe la cera ecológica y sin residuos de pesticidas?


El uso de cera ecológica es uno de los aspectos más complicados y controvertidos de la apicultura ecológica.

Ya en el año 2009, escribí y reflexioné sobre este tema, poniendo el dedo en la llaga sobre si era posible hacer apicultura ecológica si no existe cera ecológica y sin residuos en el mercado. Puedes leer el artículo, que titulé ¿Cera ecológica, orgánica y sin residuos? .

A pesar de los 10 años transcurridos desde aquellas reflexiones, mis dudas no sólo no se han disipado sino que se han acrecentado con el tiempo.

Por lo tanto, utilizar cera sin residuo de ningún tipo constituye un obstáculo a sortear por el apicultor ecológico aspirante debido a su escasez y elevado precio en el mercado.

Además, esto es especialmente así en el contexto actual, donde la elevada, constante y frecuente acumulación de acaricidas de uso apícola y agrícola (1) (2) constituyen un problema de primer orden para el sector de la apicultura, tanto por sus efectos tóxicos para las abejas (3) como para el desarrollo de resistencias a los tratamientos frente a varroa (4).

No obstante, en la actualidad existe algún sistema para la descontaminación y eliminación de residuos de las ceras recicladas (5), pero esta eliminación es sólo parcial y no permite obtener una cera totalmente ecológica y libre de residuos. Lo he comprobado personalmente realizando análisis de residuos de estas ceras descontaminadas.

¿Qué dice la normativa sobre la cera ecológica?


La norma establece que

“la cera de los nuevos cuadros deberá proceder de unidades de producción ecológica”Reglamento UE 889/2008; artº 13, punto 4 

Esto significa que, cuando una explotación ya ha conseguido la certificación, solo podrá utilizar cera estampada que proceda del laminado de la cera de su propia explotación o bien de la adquisición de cera estampada ecológica disponible en el mercado.

Hasta aquí bien, y todo lógico, pero… ¿qué ocurre con un apicultor con 500 colmenas que ha estado utilizando tratamientos químicos convencionales (fluvalinato, amitraz, coumafós o f lumetrina) ahora desea convertir y certificar su explotación como ecológica?

Para este apicultor, la normativa determina que

“la cera se sustituirá por cera procedente de la apicultura ecológica” 

Reglamento UE 889/2008  artº 38, punto 5

¿De dónde saca este apicultor la cera ecológica?


Existe en la actualidad un problema real de disponibilidad y abastecimiento de cera ecológica, y es muy complicado conseguir cera libre de contaminantes.

¿De dónde saca entonces este apicultor la cera ecológica para hacer el cambio?

Pues poca gente lo sabe, ni los apicultores que desean hacer apicultura ecológica ni los comités que se encargan de certificar e inspeccionar a estos apicultores. 

Generalmente, apicultores y certificadoras suelen decirte que es que «usan su propia cera, y como son ecológicos pues así está resuelto, que no compran cera convencional».

Sí, esto me parece muy bien…pero en algún momento tuvieron que comprar cera ecológica por primera ver y sustituir toda la contaminada de sus colmenas, y luego ya pues pueden empezar a usar sólo la suya. ¿Cómo hicieron este proceso y cómo lo controlaron las certificadoras? Lo vemos más adelante.

Renovación práctica de la cera usando cera ecológica


Volvamos a este apicultor con 500 colmenas debe renovar la totalidad de los cuadros de cera de sus colmenas utilizando para ello cera ecológica. La tarea no es sencilla, todo lo contrario, es uno de los aspectos más complicados de la adaptación a las normas de apicultura ecológica. 

Este proceso de renovación de la cera y adaptación de la explotación a los requisitos de la certificación ecológica lleva su tiempo y se desarrolla durante lo que se conoce como período de conversión (Reglamento UE 889/2008; artº 38, puntos 3, 4 y 5).

Para la apicultura, este período de conversión dura 1 año. En un año el apicultor debe proceder a la renovación total de la cera.

Es, tras un año de cumplir las normas de producción ecológica, cuando se obtiene la certificación, y es el tiempo que aplican los comités de certificación para concederla. 

Mi opinión personal es que resulta imposible realizar en un año la renovación total de los cuadros de las colmenas, especialmente en explotaciones de un número elevado de ella. 

Esta renovación debe realizarse siendo muy meticuloso durante el proceso, marcando cuidadosa y visiblemente los cuadros con cera ecológica que se van introduciendo para ir renovando aquellos que no lo son.

Veamos como puede hacerse.

Procedimiento express

Renovar todos los cuadros de la colmena de una vez. 

Es posible y permitiría completar la renovación en un año. Sin embargo, la dificultad que conlleva esta sustitución simultánea de todos los cuadros hace que esta vía quede a priori descartada por todos los apicultores, recurriéndose a un proceso progresivo.

Procedimiento rápido

Se renuevan 4-5 cuadros al año.

Siguiendo este proceso rápido, se tardarían 2 años en renovar toda la cera de una colmena Dadant o Langstroth de 10 cuadros.

Procedimiento lento

Se renuevan 2 cuadros al año.

Esto implicaría tardar 5 años en renovar la cera de una colmena Dadant o Langstroth de 10 cuadros.

Ejemplo práctico: en un colmenar Layens, con colmenas de 12 cuadros, y siguiendo un procedimiento rápido, renovando 4 cuadros al año se tardarían 3 años en renovar toda la cera. Si se renuevan 6 cuadros al año se tardarían 2 años.

Como vemos, es prácticamente imposible realizar la renovación de la cera en un período de 1 año (10)(Aclaración final)

Es por esto que los comités no deberían conceder certificaciones aplicando un año de período de conversión a menos que se emplee la sustitución total de los cuadros. Por lo tanto, lo adecuado sería adaptar el período de conversión aplicado a cada explotación en función del proceso de renovación que quiera acometer.

Residuos de pesticidas tras la conversión

De cualquier forma, la renovación de la cera de forma paulatina, tanto empleando el método “rápido” como el “lento”, no garantiza la ausencia de residuos en la nueva cera ecológica al final del proceso. 

Tras la renovación, pueden seguir detectándose en la cera residuos de acaricidas convencionales utilizados por el apicultor anteriormente a iniciar el período de conversión (6). 

Por ello, quizá debería plantearse la posibilidad de que los comités de certificación admitan cierta cantidad de residuos tanto en cera de cuadros de la cámara de cría como en cera de opérculo laminada por los apicultores, como hicieron en Italia hace algunos años. 

Pero de nuevo planteo para la reflexión la siguiente cuestión: ¿Es ético y coherente, de cara al consumidor, el apicultor convencional y a la filosofía de la producción ecológica, admitir esta flexibilización y tolerancia de residuos?

¿Quedan residuos en las paredes de la colmena?

El flameado de la colmena parece eliminara los residuos de pesticidas que puedan encontrarse en sus paredes. Foto: P. David Quesada

Independientemente de esta renovación de la cera, no es necesario que el apicultor renueve sus colmenas (la caja de madera), pudiendo utilizar las mismas. 

Aunque los residuos de acaricidas de tratamientos convencionales anteriores también se encuentran en las paredes de las mismas, se ha comprobado que no pasan a la cera ecológica nueva que se introduce en el proceso de renovación (7). 

Así pues, el raspado y flameado de la caja es suficiente para eliminarlos de la colmena, algo que el apicultor hace de forma regular a medida que van pasando por el almacén.

Excepciones al uso de cera ecológica


Durante este período de conversión, el apicultor puede utilizar cera no ecológica (Reglamento UE 889/2008  artº 44), pero únicamente en alguno de los siguientes supuestos:

  • en el mercado no hay disponible cera procedente de la apicultura ecológica;
  • se ha demostrado que está libre de contaminación con sustancias no autorizadas en la producción ecológica
  • procede de opérculos.

En estas excepciones parece estar la justificación para que a un apicultor que comienza la conversión de su explotación a ecológico le permitan no comprar cera ecológica y utilice la suya.

Al no haber cera ecológica en el mercado, el comité de certificación le permite utilizar la cera de sus opérculos, tal y como vemos arriba que permite el reglamento. A partir de estos opérculos propios el apicultor puede llevar a laminar su propia cera.

Pero asumir que la cera de opérculo de un apicultor convencional está libre de residuos es un gran error, y así ha sido demostrado. Si bien contiene menos residuos que la cera vieja del cuadro, sigue conteniendo residuos (8) y no debería autorizarse su uso durante el período de conversión. La normativa debería revisarse.

En un estudio y análisis llevados a cabo en España en 2017 se analizaron los residuos en cera de opérculo y se encontró una media de 4 pesticidas por muestra analizada, apareciendo el coumafós en todas las ceras de opérculo analizadas (8).

Apicultura sin cera estampada


Los panales de cera natural, labrados por las abejas dentro de una colmena, no se libran de la contaminación.

Otra alternativa sería no utilizar láminas de cera estampada. Es decir, permitir a las abejas construir sus propios panales a partir de escamas de cera recién segregada por ellas y libre de residuos. 

Esto puede parecer una locura, volver al pasado, a una época anterior a la introducción de uno de los elementos técnicos de manejo más útiles e importantes para la apicultura en colmenas de cuadros móviles.

Sin embargo, en algunas de las certificaciones existentes y que veremos en próximos artículos (Apicultura Biodinámica, Demeter) así lo exigen, no pudiendo emplearse, bajo su protocolo, cera estampada en los cuadros de la cámara de cría. 

Este manejo tiene algunos hipotéticos inconvenientes y dificultades que analizaremos cuando se trate la certificación Demeter en apicultura.

No obstante, esto no garantiza tampoco la ausencia de residuos en una cera virgen construida totalmente por las abejas. En el estudio llevado a cabo en España en 2017 por Calatayud y sus colaboradores, también analizaron cera virgen, panales construidos por las abejas en espacios vacíos, sin cera estampada, dentro de colmenas convencionales.

Los resultados muestran que también se encontraban contaminados con hasta 6 pesticidas diferentes.

Parecidos resultados se obtuvieron en otro estudio similar realizado en Estados Unidos en 2012 (9), donde encontraron que el 90 % de las ceras de opérculos analizadas tenían uno o dos contaminantes, aunque la cantidad de estos siempre fue inferior a la encontrada en la cera de panales viejos.

Conclusión y resumen


Hacer apicultura ecológica es difícil, especialmente si utilizas colmenas Layens, y como hemos visto, realizar la renovación de la cera en una explotación convencional para convertirla en ecológica es sumamente complicada también.

Realizar este cambio en un 1 año (período de conversión) es prácticamente imposible, por lo cual, conceder el certificado ecológico a una explotación en este período de de tiempo es una temeridad que no garantiza la ausencia de residuos en la cera.

Si se hace, habría que verificar la ausencia de residuos en cera y la eficacia de la renovación con análisis de laboratorio que lo confirmen y garanticen.

La cera de opérculos de un apicultor convencional que inicia el proceso de conversión hacia la apicultura ecológica no está libre de residuos. Por esto, no debería autorizarse su uso como alternativa a la falta de cera ecológica en el mercado. La normativa debería modificarse.

Además, la cera virgen que elaboran las abejas dentro de una colmena donde hay panales con residuos, acaba contaminándose también y tampoco está libre de pesticidas.

Y nada más sobre esto, si te interesa el tema de la cera en apicultura no puedes dejar de leer «Que no te engañen con la cera» y «Esta cera no es cera», sobre los problemas de la adulteración de la cera de uso apícola y la falta de una norma de calidad que regule su composición.

Referencias


(1) Hölldobler, B., y E. O. Wilson (2009). The superorganism: the beauty, elegance, and strangeness of insect societies. WW Norton & Company.

(2) (3) Domínguez De la Concha, L. (2011). La miel como acumulador térmico en la colmena (I) y (II). V. Apícola, nº 168 y 169. 2011. Artículo completo

(4) Mao, W., M. A. Schuler y M. R. Berenbaum, (2013). Honey constituents up-regulate detoxification and immunity genes in the western honey bee Apis mellifera. Proceedings of the National Academy of Sciences, 110(22), 8842-8846. https://doi.org/10.1073/pnas.1303884110

(5) Bonvehi, J. S., & Orantes‐Bermejo, F. J. (2017). Discoloration and adsorption of acaricides from beeswax. Journal of Food Process Engineering40(1), e12344. https://doi.org/10.1111/jfpe.12344

(6) Lodesani, M., Costa, C., Serra, G., Colombo, R., & Sabatini, A. G. (2008). Acaricide residues in beeswax after conversion to organic beekeeping methods. Apidologie39(3), 324-333.  https://doi.org/10.1051/apido:2008012

(7) Imdorf, A., Kilchenmann, V., Kuhn, R., & Bogdanov, S. (2003). Beeswax replacement in organic bee keeping. Is there a risk of contamination by residues in hive walls. Apiacta38(4), 178-182. 

(8) Calatayud-Vernich, P., Calatayud, F., Simó, E., & Picó, Y. (2017). Occurrence of pesticide residues in Spanish beeswax. Science of the Total Environment605, 745-754. https://doi.org/10.1016/j.scitotenv.2017.06.174

(9) Are beeswax cappings contaminated with pesticides?. Legall, E. Sustainable Agriculture & Research Education. USDA. 2012. Informe final.

Aclaración final

(10) Aclaración: imposible, lo que se dice imposible no es. Si el año de conversión engloba dos inicios de primavera, que es cuando se suele poder quitar cera vieja y meter nueva, se podría hacer. Pero si el período de conversión empieza a contar, por ejemplo, en agosto, y va de agosto al siguiente agosto, sólo habrás tenido un período propicio para la renovación de la cera. 

Por otro lado, en colmenas Layens, la renovación también se puede hacer en el momento de la extracción de la miel si se hace en casa, lo cual permitiría acelerar el proceso. Además, no es lo mismo renovar en Layens que en cámaras de cría Dadant donde no se ha extraído la miel, por ejemplo. 

En definitiva, que cada caso, en función de las fechas, manejo y tipo de colmena, debería estudiarse y seguirse con detenimiento por parte de los comités de certificación, y no utilizar la «tarifa plana» de 1 año y por decreto conceder la certificación transcurrido ese tiempo. Eso, por otra parte, requiere de un buen nivel de conocimiento de apicultura por parte de los inspectores.

Actualización 26/02/2024

El Reglamento UE 889/2008 ha sido derogado por este.